Saltar al contenido

Ser feliz con uno mismo

¿Cómo podemos definir la felicidad? ¿Es simplemente un estado de ánimo manifestado a través de la risa? ¿Consiste en la satisfacción de tenerlo todo? La felicidad puede ser algo subjetivo hasta cierto punto, dependiendo de las experiencias de cada persona.

Sin embargo, la felicidad no necesariamente depende de las posesiones o posición social, sino más bien es un bienestar integral. Me gustaria compartir algunos puntos respecto a lo que considero realmente puede brindarnos un estado emocional saludable y por consiguiente lo que nos ayudará a ser felices.

1- Aceptate a tí mismo

Quizá una de los cosas que puede llegar a ser realmente frustrante es cuando no se refleja cierta imagen, al compararnos con alguien mas, o cuando no somos aceptados por alguien en particular. Debes aceptarte tal y como eres, con tus virtudes y defectos. No te entretengas demasiado tiempo pensando en aspectos —especialmente físicos— que no se pueden cambiar. Concentrate en tus virtudes, aptitudes, talentos, y todo aquello que contribulla a tu desarrollo personal. Enfocate en tu meta. Esto nos lleva al siguiente punto:

2- No vivas en función de nadie más

No trates de que otros definan quien eres. Sólo tú sabes quién eres realmente, cuál es tu verdadero propósito en el mundo.

Cuando vives de acuerdo a las expectativas de alguien más, entonces no eres tú mismo, necesariamente debes ponerte una careta para aparentar lo que no eres. Por ejemplo, cuando se trata de tu carrera, tú sabes mejor que nadie el camino a emprender.

Es muy valioso que otras personas nos apoyen y traten de aconsejarnos, pero otra cosa es que alguien trate de imponernos una forma de ser. También puede ser común que en relaciones amorosas, las personas cambien quiénes realmente son para someterse al egoísmo y capricho de su pareja.

Sólo cuando alguien te diga que le gustas por quién eres y te apoye en lo que decidas emprender, entonces habrá alguien a tu lado que te ayude a forjar tu verdadero carácter y acompañarte en el camino hacia tu verdadero propósito.

3- Haz lo que realmente te apasiona

Seguramente tienes ciertas aspiraciones guardadas en el baúl de tus recuerdos, quizá es hora de sacarlas, de realizarlas. Quizá tengan que ver con una habilidad que siempre quisiste aprender, pero alguien te desanimó y tuviste que simplemente dejarlo.

Es preferible intentar todo lo que nos llame la atención, ya que lamentaremos no haberlo hecho. Toca ese instrumento musical, toma esos pinceles, pintura y ese lienzo, aprende ese idioma, inscríbete en ese curso de carpintería, comienza a emprender. Sobre todo, empéñate en aquello que realmente te apasiona y lo que te hace perder la noción del tiempo.

4- Disfruta el momento

Se puede decir que el secreto para ser feliz con uno mismo consiste en la satisfacción de los pequeños logros que obtienes en el presente y la motivación de mejorar cada día. Cuando no disfrutas el proceso, no eres feliz, porque siempre estarás ansioso. No significa que haya que ser conformista, pero sí que debes proseguir teniendo en cuenta los pequeños logros del momento y tener calma.

Observa los pequeños detalles a tu alrededor, ya que son significativos, ¡te sorprenderás cuando los observes más de cerca!: la estructura perfecta de las celdillas de un panal de abejas, el trinar de las aves, la laboriosidad de las hormigas, en fin... Sólo mira a tu alrededor y disfruta tu camino por el sendero de la vida.

5- Sé humilde

La humildad tiene que ver con una nobleza de carácter, en la cual exaltas las virtudes de otros y aceptas tus propios errores, en la cual reconoces a los demás por su verdadero valor.

La humildad es lo que te lleva a reconocer la necesidad de aprender de otros, especialmente de aquellos que ya han transitado por un camino similar al tuyo, la humildad es lo que te ayudará a integrarte en un ambiente laboral que implique la capacidad de diálogo y cooperación. La humildad te abrirá puertas. Sobre todo, la humildad te ayudará a despojarte del ego.

Es curioso, pero una actitud humilde produce una sensación de paz y armonía. ¿Alguna vez has observado a alguien con un complejo de ego, quien siempre cree estar por encima de los demás? La humildad nos hace agradables hacia las demas personas, y por lo tanto nos brinda alegría.

6- Aprende a compartir

No se trata de dar todo lo que tienes, pero puedes dar lo que esté a tu alcance: puede ser un pan o una moneda a alguien necesitado, un detalle a una persona especial, o incluso a alguien no muy cercano en un día especial. Regala tiempo a tu familia, a tus hijos, tus padres, tus sobrinos, tus amigos (en la medida de lo posible).

No se trata solo de dar algo físico, sino tu presencia misma es un regalo en el momento que más te necesitan. Cuando se da, es una experiencia más gratificante para la persona que da que para la persona que recibe.

7- Mira siempre hacia adelante

Puede haber ciertas cosas que pueden estancarte en el pasado, ya sea por algo que te hicieron o por tus propios errores. Perdona a los demás, perdónate a tí mismo y navega hacia adelante. A pesar de que el viento sea contrario, no te dejes llevar. El horizonte es tu meta. En este proceso, trata de superarte a tí mismo, no a otros. Cuando tratas de superar a otros, probablemente termines frustrado. No trates de ser mejor que nadie, se trata de ser un mejor tú cada día.

Como palabras finales, me gustaría recalcar el hecho de el secreto para ser feliz con uno mismo consiste en aprender a disfrutar el proceso, el momento y por consiguiente lo que te hace realmente feliz. Disfruta lo que tienes ahora, y a quienes están a tu alrededor. Sonríe cuando veas un nuevo sol. Mira con optimismo el paisaje a tu alrededor y el camino frente a ti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: